gastronomía de marrakech: tajine

Gastronomía de Marrakech: cinco platos típicos

La cultura marroquí está marcada por su tradición y su influencia francesa, y esto se suele ver mucho a la hora de comer. Por ello, en este artículo te contamos cuáles son los básicos de la gastronomía de Marrakech.

Tajine marroquí

Es uno de los guisos más tradicionales de Marrakech, y lleva este nombre por el recipiente en el que se cocina y se sirve posteriormente.

Se trata de una olla de barro en la que se mezcla la carne de pollo o cordero con diferentes verduras y bien de especias, que es lo que se lleva aquí. No puede faltar un poco de cúrcuma, comino o pimentón.

Aunque estos son los ingredientes básicos tiene un montón de variantes y puede dar cabida a cualquier guiso. Los que más encontrarás son el pollo al limón y la ternera con ciruelas. Se suele poner con pan o cuscús de acompañamiento, otra comida que no puede faltar en tu menú si vienes aquí.

Cuscús

Son unos granitos de sémola de trigo que se enrrollan a mano tradicionalemente, y se salpican con agua para luego ser hervidos. Es su arroz, su pan, su acompañante básico con cualquier guiso o salsa. Se ha convertido en uno de los platos nacionales de Marrakech.

Normalmente se acompaña con verduras o algún tipo de carne, pero dependiendo a dónde vayas te pondrán una guarnición diferente.

Koftas

gastronomía de Marrakech: koftas

Son unas albóndigas especiales, y también puede que veas su nombre escrito como köfte, kafta, kufta o kufteh.

Se puede hacer en forma de hamburguesa, con apariencia de albóndiga clásica o en pincho moruno, atravesado con verduras y bien especiado. Y, como se considera comida rápida, te será muy fácil encontrarlo en los puestos callejeros y mercados ambulantes que hay por la ciudad.

En ellos, también podrás encontrar otra delicia que llaman Maakouda. Es una especie de buñuelo o bola de patata frita que puede ir en un sándwich o solo, a modo de aperitivo. Va siempre con una salsa exquisita que le da su característico sabor.

Sopa Harira

Durante el Ramadán, su mes sagrado, esta es la opción más elegida para romper el ayuno cuando se pone el Sol. De trata de una sopa tradicional elaborada unicamente con algo de carnetomate y legumbres, normalmente suelen añadir lentejas.

Este humeante cuenco lleno de sabor y especias se suele acompañar de dátiles, higos o algún otro producto típico marroquí. Hay otra muy parecida, la Bissara, que se hace a base de habas y es muy común tomarla a la hora del desayuno.

Pan Khubz

Este pan suele ser un complemento esencial del tajine. Está cocinado y preparado de forma que tiene mucha más corteza que un pan normal, y su forma plana sirve de ayuda para mojar en el caldito de cualquier guiso que te comas.

La clave es comérselo recién hecho, tanto esta como cualquier otra variedad de sus panes. Si vas a algún restaurante te pueden poner una especie de pan plano en forma de crêpe llamada rghaif, o una baghira, que es otro tipo de pan con apariencia de bollo.

Normalmente se come con verduras asadas, berenjenas, zanahorias, calabacines… Pero se puede acompañar realmente con cualquiera de sus deliciosos platos. Incluso puede formar parte de un completo y delicioso desayuno.

Y ya sabes los platos típicos que puede probar en tu próximo viaje a Marrakech, ahora solo te queda aprender las frases necesarias para poder sobrevivir allí. Aquí te contamos lo básico.